Ireneo Funes, residente en Fray Bentos, Uruguay, había caído del caballo y quedó paralítico, pero el accidente también le afectó la memoria. A partir de entonces, recordaba absolutamente todo, por ejemplo, no solamente “recordaba cada hoja de cada árbol de cada monte, sino cada una de las veces que la había percibido o imaginado.” (J.L.Borges, El Memorioso Funes)

Para Umberto Eco, el gran filósofo y novelista recientemente fallecido, con Internet ocurre algo similar a lo relatado en este cuento de Borges: Internet es como Funes, recuerda pero no filtra. Es un gran depósito de informaciones sin filtros. Según su razonamiento, una cultura se construye olvidando ciertas cosas y recordando otras de manera selectiva.

Existen instituciones que a lo largo de la historia han asumido ese rol de filtro: las enciclopedias, los libros de texto, los museos, las bibliotecas, las universidades. Pero en Internet está absolutamente toda la información, inclusive la de menor utilidad. De esta manera, se activa el fenómeno que Eco denomina “la invasión de imbéciles” en Internet.

LA SOLUCIÓN
La solución que propuso el filósofo italiano: Los medios de comunicación, es decir Abc color, La Nación o Ultima Hora, al nivel local y similares a nivel mundial deberían tener la responsabilidad de evaluar y orientar a la ciudadanía sobre el grado de confiabilidad de los sitios en Internet, para evitar la invasión de imbéciles que ocurre con Internet, expresión que utilizó en una conferencia de prensa al referirse al tema.

Esta opinión de Eco parecería poner el mundo patas para arriba, justamente cuando las sociedades contemporáneas se están liberando de la opresión de los medios de comunicación oligopólicos, caracterizados por una gran concentración del poder y de intereses, y en el momento en que Internet permite la democratización de los medios de comunicación, derribando las barreras de acceso, que hasta hace poco posibilitaban el ingreso a ese privilegiado ámbito solamente a los grandes capitales.

LOS IDIOTAS SEGÚN ECO
Escribía Borges en El Memorioso Funes: Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero. Me dijo: “Más recuerdos tengo yo solo que los que habrán tenido todos los hombres desde que el mundo es mundo”. Y también: “Mis sueños son como la vigilia de ustedes”. Y también, hacia el alba: “Mi memoria, señor, es como vaciadero de basuras”.

(…) Había aprendido sin esfuerzo el inglés, el francés, el portugués, el latín. Sospecho, sin embargo, que no era muy capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos.

Para Eco no hay diferencia entre Funes, capaz de recordar “cada ráfaga de viento, cada oración, cada palabra y un idiota completo, un hombre inmovilizado por su incapacidad de seleccionar y descartar.” La memoria implica no solo depositar información sino filtrar.

El filtrado no solo tiene la función de recordar selectivamente lo que es relevante, sino también separar la verdad de la mentira. Eco considera que la manipulación de la información también ocurre en Internet, por lo que compara Internet al mal periodismo.

En un artículo posterior a sus polémicas declaraciones Eco amplió su explicación sobre a quienes considera imbéciles. Un gran cirujano o un exitoso ejecutivo bancario que tienen gran competencia y conocimiento en su área, pero sin embargo lógicamente ignoran otras y por lo tanto puede decir cosas estúpidas sobre temas sobre los que no han reflexionado adecuadamente.

Yo por ejemplo -escribe Eco- no podría establecer que un sitio dice la verdad sobre la teoría de las cuerdas o un profesor de griego no podría hacerlo con la teoría catástrofe o la guerra de los 30 años.

En Internet “te fías de todo porque no sabes diferenciar la fuente acreditada de la disparatada. Piense tan solo en el éxito que tiene en Internet cualquier página web que hable de complots o que se inventen historias absurdas: tienen un increíble seguimiento, de navegadores y de personas importantes que se las toman en serio”.

LA PROPUESTA DE UMBERTO ECO
Eco considera que la única solución es darle esa misión de filtrado a las empresas periodísticas. ¿Pero cómo podrían hacerlo si frecuentemente las empresas periodísticas manipulan la información para servir a los intereses, puntos de vista o chantaje realizado por sus propietarios, como justamente Eco describió magistralmente en su última novela, Número Cero?

¿Quién filtra a los medios de prensa? Eco considera que a pesar de todas esas limitaciones, la prensa sigue siendo la alternativa y cada medio de prensa debería dedicar como mínimo dos páginas por día al análisis de los sitios de Internet indicando cuales son aquellos que tienen virtudes y aquellos que tienen equivocaciones o mentiras.

LA PARTICIPACIÓN Y LA COLABORACIÓN
Eco ha subestimado el extraordinario poder de la gestión participativa y colaborativa de los ciudadanos. En el contexto mismo de Internet ya existen soluciones de filtrado a partir de nuevos modelos de participación y gestión asociados a las nuevas tecnologías.

Siguen algunos casos a título ilustrativo. Una encuesta fue realizada en el 2009 a 937 miembros de la Sociedad de Toxicología de los Estados Unidos para que evalúen la exactitud y confiabilidad de la información sobre los riesgos tóxicos en diferentes medios. Dos medios del mundo de Internet fueron los mejor calificados en cuanto los medios de prensa tradicionales aparecieron en un distante tercer lugar.

El 56% de los toxicólogos consideró exacta la información en el sitio WebMD seguido de cerca por Wikipedia al que el 45% le atribuyó exactitud. Por el contrario, sólo el 15% de los expertos toxicólogos consideró correcta la información sobre los riesgos químicos que se encuentran en medios tradicionales como el New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal

Otro estudio realizado en 2012 comparó la calidad de artículos sobre temas seleccionados de salud mental en Wikipedia con artículos correspondientes en la Enciclopedia Británica y un libro de texto de psiquiatría. Se pidió a los expertos evaluar el contenido del artículo con respecto a la exactitud, grado de actualización, la amplitud de cobertura del tema, calidad de las referencias y facilidad de lectura. Wikipedia obtuvo la mayor puntuación en todos los criterios excepto en cuanto a facilidad de lectura. Los autores concluyeron que Wikipedia es tan buena o mejor que la británica y un libro de texto estándar.

LAS MÚLTIPLES LIMITACIONES
El problema del filtrado, sin embargo, si bien es relevante, no es el único, ni debe ser tomado aisladamente.

Otro problema relevante es la restricción de tiempo. La participación en un dominio substrae tiempo a la participación en otro dominio, de modo tal que es imposible tener una participación de calidad simultáneamente en todos los dominios.

La mayoría de las personas no tiene tiempo de ocuparse de la información en profundidad sobre la teoría de las cuerdas, la guerra de los 30 años, los riesgos toxicológicos o las enfermedades mentales, con o sin información filtrada.

Pero no es solo un problema de tiempo, sino de la complejidad inherente a cada uno de esos temas que torna difícil la comprensión por parte de los ciudadanos que no están dedicados a ese tema y no tienen las competencias técnicas correspondientes.

Existen desigualdades económicas y de acceso a la educación que se constituyen en barreras de acceso a la comprensión de la información y que actúan de manera concomitante con los factores anteriormente mencionados.

Es cierto que existen intereses particulares que operan en Internet y que manipulan y distorsionan la información. Pero esos intereses no están solo en Internet. Están también en los medios de comunicación tradicionales y con mayor fuerza ya que generalmente son operados por grupos económicos que promueven sus intereses.

LA SOLUCIÓN: LOS ESPACIOS DE CALIDAD
De modo que no es posible lograr una solución que implique un acceso masivo y crítico a la información existente fuera o dentro de Internet. Lo que si se pueden lograr es crear y multiplicar espacios de participación de calidad donde los ciudadanos puedan acceder a la información.

Para Habermas estos espacios de calidad pueden crearse a través de una mejor comunicación entre los actores, que posibilite que puedan acceder a la información relevante, ciertamente filtrada, pero con participación de actores con diferentes puntos de vista, en base a lo cual los ciudadanos deliberen y lleguen a determinadas conclusiones.

Habermas sostiene que las decisiones deben ser adoptadas después de una deliberación crítica inclusiva en que los actores puedan comunicarse libre y objetivamente, sin presiones económicas o sociales, en que los interlocutores se relacionen como iguales en un proceso cooperativo para lograr un entendimiento en temas de interés compartido a través de la fuerza de los mejores argumentos.

La democracia deliberativa, se restringe a ciertos espacios limitados. Ha habido propuestas, sin embargo, para implementar el Día de la Deliberación, a nivel nacional, un día previo a las elecciones, por ejemplo, en el que la ciudadanía masivamente se reúna en grupos relativamente pequeños para deliberar sobre las propuestas de los candidatos.

Otro enfoque alternativo para fortalecer los espacios de calidad es el de la participación colaborativa defendida por Beth Noveck. Internet permite hoy que más ciudadanos puedan participar en la solución de los problemas públicos trabajando juntos con el gobierno. El gobierno puede usar más fácilmente el conocimiento y la creatividad de los ciudadanos. No se propone un enfoque de democracia directa ni se reemplaza las élites con las masas. Noveck hace referencia a micro élites, las 5, 10 o 100 personas que entienden y están apasionados por un tema específico con el cual quieren involucrarse y participar.

Hay experiencias muy interesantes de calidad de participación, como el programa E-Democracia en Brasil que permite la participación de ciudadanos en la elaboración de las leyes en la Cámara de Diputados, o el de la Oficina de Patentes en los Estados Unidos en la que expertos trabajando voluntariamente analizan las solicitudes de patentes, para dar respuestas a la infinidad de pedidos que el gobierno por si solo es incapaz de responder.

BIBLIOGRAFÍA
The View from Davos. NPQ, Spring 2000. (Participación de Umberto Eco en panel sobre Internet).
Habermas, J. Teoría de la acción comunicativa. Madrid: Taurus, 1987. 2 v.
Habermas, Jurge (1989) The Structural Transformation of the Public Sphere: An Inquiry into a Category of Bourgeois Society. Polity Press/MIT.
Noveck, Beth Simone, 2009. Wiki government: how technology can make government better, democracy stronger, and citizens more powerful. Washington, D.C.: Brookings Institution Press.
Reliability of Wikipedia.https://en.wikipedia.org/wiki/Reliability_of_Wikipedia
Umberto Eco. “Internet puede tomar el puesto del periodismo malo”. El País 30 de marzo de 2015.
Umberto Eco. Internet es como el Funes de Borges: recuerda y no filtraClarin.com 27/06/10
Justo Serna. Umberto Eco: El cementerio de Praga (Lumen, 2010) 05 de enero de 2011http://www.ojosdepapel.com/Index.aspx?article=3871
Umberto Eco.Un appello alla stampa responsabile. L`espresso. 26/06/2015

Foto 1: Umberto Eco http://hipermediaciones.com/…/umberto-eco-el-hombre-que-sa…/

Foto 2: El Memorioso Funes http://elbuenlibrero.com/

 

Anuncios