Ron Abney, quien se encontraba en Paraguay desde semanas atrás coordinando la visita de Nelson Rockefeller a Paraguay, corrió a la torre del aeropuerto internacional de Asunción, cuando percibió que primero estaría aterrizando el avión que traía a Rockefeller y su numeroso equipo de asesores, y no el otro avión que traía a los periodistas que cubrían el viaje.

Inmediatamente se comunicó desde la torre de control con uno de los asesores de Rockefeller. “No puedes hacer esto…estamos haciendo historia aquí!! Miles están esperando en el aeropuerto. El avión con la prensa debe aterrizar primero”. Abney, según relata en sus memorias esperaba que su brillante organización de la visita de Rockefeller sea el punto alto en su carrera, para lo cual era indispensable que el avión con la prensa aterrice primero de manera a registrar el multitudinario recibimiento.

Los viajes anteriores a otros países habían estado plagados de situaciones desfavorables para la Misión Presidencial que se había comenzado a organizar unos meses antes. En enero Richard Nixon asumió la Presidencia de los Estados Unidos, y encomendó a su rival republicano, el Gobernador del Estado de Nueva York, Nelson Rockefeller, una Misión Presidencial con el objetivo de realizar un diagnóstico de la situación de América Latina y hacer recomendaciones de política al Presidente Nixon que iniciaba su mandato.

Rockefeller, que había ocupado anteriormente el cargo de Secretario de Estado Adjunto para Asuntos de las República Americanas con Roosevelt y Truman, reunió un grupo de 30 académicos y especialistas, para preparar su viaje, que dividió en cuatro etapas para visitar 23 países de América Latina. Toda la organización fue coordinada por Joe Boyd (foto 2). La tercera etapa incluía Brasil, Paraguay y Uruguay.

Hacia el mediodía del día 19 de junio estaba prevista la llegada de Rockefeller. Ron Abney había “acordado con el staff del Presidente convocar a todas las personas con alguna simpatía y vinculación con el gobierno, llenando el aeropuerto y sus alrededores. Jóvenes, viejos, veteranos de guerra, viudas de militares, escolares, boy scouts, empleados del gobierno (…)”.

Para Ron Abney el éxito dependía que la prensa pueda retratar el histórico recibimiento. Por eso su reclamo para que aterrice primero el avión con los periodistas. La respuesta no se hizo esperar: “El Gobernador va a aterrizar primero y el avión de la prensa treinta minutos después. Haga los arreglos”. Abney responde: “Todo el Paraguay está aquí. No voy aceptar esa decisión. ¿Quién tomo esa decisión? Debe haber sido un comité porque una persona no puede ser tan estúpida. Quiero saber!!”. Finalmente una voz responde: “Fue Nelson Aldrich Rockefeller”. Abney contesta: “Excelente decisión”. Una foto por lo menos pudo ser tomada y fue publicada al día siguiente en el New York Times (foto1).

EL CONTEXTO
El mundo estaba viviendo un proceso de grandes transformaciones, principalmente de naturaleza cultural. El Mayo Francés fue el epicentro de una rebelión estudiantil a nivel mundial. Sus slogans “La imaginación al poder” y “Prohibido prohibir” recorrieron el mundo. La revolución sexual, el feminismo y el movimiento hippie generaban transformaciones profundas. Los movimientos de protesta contra la guerra en Vietnam iban en aumento.

En Tlatelolco, México, varios centenares de estudiantes fueron muertos para aplacar la lucha estudiantil. Los movimientos obreros en Argentina protagonizaron el Cordobazo. El ala progresista de la Iglesia Católica se fortalecía en toda América Latina inspirada en la Conferencia de Medellin.
Uno de los principales referentes era el filósofo alemán, miembro de la escuela de Frankfurt, Herbert Marcuse. Igualmente los filósofos franceses Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. La renovación educativa tenía como uno de sus referentes principales a Paulo Freire. El Che Guevara, muerto en 1967, era un icono, que resumía todas las pasiones de la época.

ANTECEDENTES
En el Paraguay la tensión política iba en aumento. Antonio Maidana, Julio Rojas y Alfredo Alcorta completaban 11 años en prisión. Napoleón Ortigoza y Escolástico Ovando llevaban más de seis años detenidos.

Tras un período de tímida apertura política durante la cual tuvo lugar la aprobación de la nueva Constitución, que permitió la reelección de Stroessner en 1968, las medidas represivas y la oposición al régimen recrudecieron. El semanario Comunidad, órgano de la conferencia episcopal, bajo la dirección del sacerdote Gilberto Giménez, se transformó en un influyente medio de comunicación crítico de la dictadura.

En los meses anteriores a la visita de Rockefeller se produjo el fallecimiento, como resultado de torturas, del militante liberal Juan José Farías. Alfredo Carrillo Iramain, líder estudiantil en la facultad de Medicina fue enviado a los confines del Chaco a completar su servicio militar. Poco después, el Centro de Estudiantes de Medicina decidió ocupar la Facultad hasta la liberación de Carrillo, y los estudiantes de Filosofía de la Universidad Católica marcharon hacia la sede de Medicina UNA, siendo reprimidos por la Policía. La toma de la Facultad debió levantarse posteriormente por el ataque de milicias coloradas alcoholizadas y armadas de garrotes, que desalojaron violentamente a los estudiantes.

MANIFESTACION DE ESTUDIANTES DEL CNC
La visita de Rockefeller actuó como disparador de una nueva onda de movilizaciones. Unas 30 organizaciones estudiantiles publicaron un manifiesto en el semanario Comunidad, en que repudiaban la visita de Rockefeller, a quien responsabilizaban de ser uno de los instigadores de la Guerra del Chaco, a través de la Standard Oil Co. propiedad de su familia.

Un grupo de estudiantes del Colegio Nacional de la Capital cerró la avenida Eusebio Ayala. “Se rompieron los vidrios de parabrisas de algunos ómnibus que trataron de pasar forzando el bloqueo. Hubo una fuerte represión policial y a partir de ese entonces, que era entre la tarde y la noche del 19 de junio de 1969, se organizaron decenas de manifestaciones con fuertes represiones”, según el periodista e historiador Roberto Paredes, quien fue protagonista del levantamiento.

Un panel fue organizado esa noche en la Filosofía de la Universidad Católica que funcionaba por las noches en el local del Colegio Cristo Rey. Finalizado el acto, algunos estudiantes quemaron la bandera norteamericana en protesta por la visita de Rockefeller.

BARRICADAS SOBRE AV. ESPAÑA
En la siesta del día siguiente, 20 de junio, estudiantes de la Facultad de Ingeniería y del colegio Goethe levantaron barricadas sobre la calle España en su intersección con la calle Brasil, al frente de ambas instituciones.

Según el informe de Pastor Coronel: “Aproximadamente a las 13,30 horas, al recorrer los distintos colegios, al llegar frente al Colegio Goethe, encontré una aglomeración extraordinaria de alumnos apostados en la calle, otra columna de alumnos del Colegio San José se dirigía al Colegio Goethe (…) 30 minutos después regresé al lugar del hecho, comprobé que los alumnos rompían bancos, prendían fogatas en medio de la calzada donde tiraban cubiertas en desuso, formando una barricada.”

El Presidente del Centro de Estudiantes de Ingeniería, Jose Arnella, se habría acercado a dialogar con la fuerza policial. Según Pastor Coronel: “Les dije que disponían de 15 minutos de plazo con la garantía correspondiente para retirarse de la Facultad y despejar la calle. Estos regresaron al cabo de los 15 minutos cumplidos, diciéndome que traían la resolución de sus compañeros que consistía en lo siguiente: Que se retirarían del local de la Facultad con la condición de que se les ponga en libertad a los estudiantes IRAMAIN y HERKEN, detenidos el día anterior. Les contesté que de ninguna manera aceptaríamos condiciones y que tenían 5 minutos para retirarse.”

Poco después, continua Pastor Coronel, “se lanzó la primera granada de gas lacrimógeno y los correligionarios apostados cerca del lugar, comenzaron a entrar en la Facultad para entablarse una furiosa lucha cuerpo a cuerpo.”

Según Graciela López de Paz, entonces alumna del Goethe, “estabamos sentados en la murallita de Ingenieria …cuando de repente aparecio una turba con alambres de pua desde Corposana..y de ahi fuimos al San Jose…donde de vuelta vino la turba ahora en sentido contrario”.

EN EL PANTEON
Al día siguiente, sábado 21 de junio, los universitarios organizaron una tribuna libre en la Facultad de Química y Farmacia, en la que según la Policía participaron unos 300 estudiantes. A propuesta del Presidente del Centro de Estudiantes de Medicina, Juan Félix Bogado Gondra, se dirigieron en manifestación hasta el Panteón de los Héroes, donde dirigió un discurso el presidente de la Federación Universitaria del Paraguay Gustavo Vargas. Los manifestantes fueron dispersados por chorros de agua y golpes de las fuerzas policiales.

Entre los estudiantes detenidos durante estos días estaban Ignacio Iramain y Juan Carlos Herken, estudiantes de secundaria del Colegio Goethe, Juan Felix Bogado Gondra, Guido Rodriguez Alcala y Miguel Angel Almada entre otros.

Algunos de los presos detenidos en la Central de Policía fueron liberados tras una huelga de hambre. Juan Felix Bogado Gondra ( Pon Bogado Gondra I ) fue trasladado a Tacumbú y sometido a un proceso judicial irregular propio de la dictadura. Fue liberado un año después.

INFORME ROCKEFELLER
Finalmente, unos meses después, el 30 de agosto, Nelson Rockefeller presentó su informe al Presidente Nixon. Una voluminosa documentación sobre el viaje obra en el Archivo del Centro Rockefeller. Varios participantes también han liberado recientemente sus archivos.

El informe oficial de 59 páginas realiza un diagnóstico de los distintos sectores y problemáticas de América Latina. Las recomendaciones del informe se refieren a los distintos ámbitos. Sin embargo es llamativa la simpatía con que evalúa el rol de los militares, en un enfoque dominado por la amenaza anticomunista, y donde la defensa de la democracia ocupa un lugar secundario y subordinado.

El informe señala que “la tendencia de los militares a intervenir cuando juzgan que el gobierno en ejercicio ha fracasado en el cumplimiento adecuado de sus responsabilidades, ha sido generalmente aceptada en Sud y Centro América (…) los más capaces de estos jóvenes oficiales han viajado al extranjero para estudiar y están ahora asumiendo las más altas posiciones directivas (…) y si bien sus lealtades están con las fuerzas armadas, a menudo sus lazos emocionales están con el pueblo. Cada vez más su preocupación y dedicación es la de erradicar la pobreza y mejorar la suerte de los oprimidos (…) un nuevo tipo de hombre militar está surgiendo y convirtiéndose a menudo en una fuerza de gran importancia para el cambio social.”

Considera que esta nueva tendencia no está libre de amenazas. El peligro no está en el estilo autoritario, sino en que este estilo pueda derivar en represión y en una restricción de libertades más allá de lo que se requiere para la restauración del orden social. Pero el mayor peligro está en la desviación ideológica que puede convertir a los militares en estatistas y anti-Estados Unidos. El informe termina recomendando el fortalecimiento de la asistencia militar y los lazos con los militares, una política que habría de tener funestas consecuencias en los años siguientes.

BIBLIOGRAFIA
Boyd, J. H., & Holcomb, C. R. (2012). Oreos and Dubonnet : Remembering Governor Nelson A. Rockefeller. Albany: State University of New York Press.
El Informe Rockefeller. 1969.
Informe Comisión Verdad y Justicia Paraguay (Tomo VIII, parte I)
Paredes, Roberto. Biografías no autorizadas de los presidenciables. Ultima Hora.
Transcripción del informe elevado a esta jefatura por el jefe de investigaciones – 21 de junio de 1969. In: Boccia, Alfredo; Gonzalez Mirian y Palau, Rosa. Es mi informe.
Browne, Malcom. Rockefeller meets Little harrasment in Paraguay. New York Times, Junio 21, 1969.

Anuncios