¿Es el Paraguay una democracia consolidada?

El cientista político Samuel Huntington ha establecido un criterio mínimo para considerar que un país tiene una democracia consolidada: debe haber dos alternancias pacíficas del poder. La primera alternancia se da cuando el partido que triunfa inicialmente en elecciones democráticas debe ceder el poder al partido de oposición que vence en una elección posterior.  La segunda alternancia se da cuando este partido de oposición que accedió al poder realiza nuevamente un traspaso pacífico a otro partido tras ser derrotado en las elecciones. La idea es que ambos partidos,  estando en el poder, aceptan el resultado de las elecciones, y allí se cierra el círculo.

Este aparente requisito mínimo no ha sido fácil de cumplir. Países como Japón, México y Corea del Sur solo recientemente se han tornado democracias consolidadas y otros como Sudáfrica todavía no lo son porque no han cumplido con el requisito de las dos alternancias.

El Paraguay ha hecho significativos avances. En el 2008 se produjo la primera alternancia en el poder en su historia. Sin embargo, se plantean dudas con respecto a la segunda alternancia. Entre ambas hubo un quiere democrático, lo que rompe con el criterio de que deben ser dos alternancias sin interrupciones del proceso. Los que deberían entregar el poder ya no están y los que están no son los que deberían entregar al poder. De este modo, Paraguay sigue sin entrar al exclusivo club de las democracias consolidadas, según el criterio mínimo de Huntington. Tendremos que esperar que la historia nos ofrezca una segunda oportunidad.

Anuncios