El Partido Patria Querida, sería lo que más se acerca a un partido programático, que establece sus relaciones con el electorado sobre bases programáticas y actúa disciplinadamente en el congreso en base a propuestas de políticas públicas. Es en principio la estrategia correcta para partidos pequeños que no tienen capacidad para implementar la costosa política clientelista. Si son muy pocos los que se benefician de las prebendas, el clientelismo no se traduce en apoyo político. En cambio, las propuestas programáticas tienen el potencial de captar un electorado más amplio que se adhiere a esas propuestas o recibe los beneficios de las políticas públicas propugnadas por el partido.
La otra opción para partidos pequeños es la estrategia basada en liderazgos carismáticos que también son menos costosas pero que no tienen sostenibilidad en el largo plazo. Porque la derrota electoral del PPQ en estas elecciones? Para que funcione la estrategia programática también se necesitan ciudadanos y electores que tomen sus decisiones de acuerdo a preferencias programáticas. En el Paraguay, la ciudadanía todavía en gran parte vota en base a criterios clientelistas. Por otro lado, los partidos programáticos reciben mayores beneficios políticos cuando están en el Ejecutivo y tienen posibilidad de implementar políticas públicas, y no solamente en el parlamento, que fue el ámbito de actuación principal del PPQ. Esto explicaría por lo menos en parte lo sucedido, sin entrar analizar el apoyo del PPQ al quiebre democrático de Junio y otros factores que han contribuido al alejamiento de su electorado.
En cuanto a los demás partidos, La Alianza Patriótica cuando estuvo en el gobierno osciló entre políticas programáticas y clientelistas. El Partido Liberal continúo básicamente con una estrategia clientelista. El drama del PLRA, partido de tamaño medio que tiene aproximadamente un cuarto del electorado, es que el clientelismo no le es suficiente para superar su techo electoral y no hace una clara opción por una estrategia programática. Los demás ministerios de la Alianza, en manos de partidos pequeños siguieron estrategias diversas. Mientras la Secretaría de la Función Pública y el Ministerio de Salud impulsaron políticas de modernización basadas en el mérito que tuvieron un impacto significativo, otros ministerios en manos de partidos minoritarios siguieron con las prácticas clientelistas tradicionales. (Imagen de Raul Andreutena)

Anuncios